Spanish

Un vistazo breve de las conexiones históricas entre los Latinos y el Islam

El inicio de la incursión española trajo a las Américas un legado rico y poderoso. Cuando los españoles entraron al “Nuevo Mundo” a finales del siglo XV y principios del siglo XVI, trajeron consigo el conocimiento de la cultura musulmana. Las culturas de los árabes musulmanes, africanos y asiáticos tuvieron una gran influencia en el entendimiento de la ciencia, la medicina, la tecnología, la navegación, la agricultura, la gastronomía, la arquitectura, el arte, la literatura, el lenguaje y por supuesto el Islam.
El idioma castellano o el español tiene grandes influencias gramaticales y léxicas del árabe, que evolucionaron durante la época de los musulmanes en la Península Ibérica, Al Ándalus o Andalucía. En el transcurso del tiempo, durante el siglo V, una tribu llamada los Vándalos residía en España. A pesar de que los historiadores contemporáneos han revisado anteriores caracterizaciones históricas de esta tribu como bárbaros y destructivos, la etimología de la palabra inglesa “vándalo” (es decir, quien destruye la propiedad) se relaciona con esta tribu. Con la llegada de los musulmanes a España y el florecimiento de la cultura andaluza, vemos una verdadera correlación entre el nombre de la región, Al-Andalus, y la cultura que surgió – “al-andalus” en árabe significa, “la primavera verde”- connotando una época de rejuvenecimiento y florecimiento. Por lo tanto, la evolución del lenguaje en sí, transformó la forma en que la cultura española transmite sus ideas e identidad.
La música española fue influenciada directamente por la música árabe, la poesía y la instrumentación durante el Imperio Islámico. Hasta hoy en día, los bailarines de flamenco, los guitarristas y los artistas literarios unen los estilos que surgieron de la emulación de los Qasidas (versos poéticos) y las recitaciones melifluas del Corán. Una serie de instrumentos fue introducida a la cultura como la guitarra, el laúd, la dafda, la tabla, el oud, el mizmar, el rigg, el nay, y el santur, revolucionando para siempre el sonido y la vocalización musical Europea Occidental.
No debe olvidarse que, de hecho, el contacto musulmán precedió a la entrada de los españoles en el Hemisferio Occidental. Existe numerosa información y evidencia que sugiere que exploradores africanos y asiáticos llegaron a las Américas, hicieron contacto con sus pueblos indígenas y también se establecieron allí. Los pueblos nativos fueron expuestos a la lengua y cultura árabes, al igual que el sistema de creencia y estilo de vida del Islam. Las cualidades inherentes de la cultura islámica sobrevivieron, mientras que los nombres del “Nuevo Mundo” influyeron en los nombres y apellidos de los pueblos de habla hispana de las Américas. Nombres como Ismael, Medina, Joaquín, Guzmán, Moreno, Guadalupe, Ibrahim, Yunís, Benjamín y María (Mariam) son algunos ejemplos.
En la publicación de 1948, Grandes hombres de color, el historiador J.A. Rodgers señaló que algunas tribus de indígenas nativos de Honduras, llamadas los Almamy, tomaron su nombre del árabe Al Imamu (árabe africanizado que significa “el líder religioso”). Esta fue una designación dada por los africanos que se establecieron en la región durante el período precolombino, se casaron con los habitantes y compartieron la religión, cultura y el idioma. En este caso, cuando Cristóbal Colón y más tarde su hijo, entraron en la región encontraron que numerosos pueblos nativos podían hablar árabe. Esto se ha documentado en los registros de los exploradores. Podríamos especular de los españoles que controlaban una de las mayores extensiones de tierra en América del Norte continental nombrando la región “California”. Tal vez viene de la palabra árabe “Khalif”, o califa, indicando el dominio musulmán sobre ese territorio.
Los españoles construyeron monumentos para sí mismos, levantando edificios en un estilo inspirado por el diseño arquitectónico musulmán, que todavía se pueden ver hoy en día. Sus fortalezas y viviendas eran reminiscencias de la España musulmana. Utilizaron materiales de construcción de adobe y la ingeniosidad nativa para hacerlo. Esto se puede ver por todo el camino de San Agustín, Florida, Arizona, Nuevo México, partes de Colorado, California, México y toda América Latina.
El valioso pero problemático legado de “Las Américas”
Tal vez los no musulmanes no se dan cuenta del rico legado que los latinos aportan al tejido social y cultural de las Américas; Podemos referirnos a ello como “la herencia”. También tiende a haber un entendimiento estereotipado acerca de los latinos y quienes somos. Los latinos son un grupo diverso. Con la invasión europea, los pueblos indígenas se hicieron más diversos debido a que los europeos, africanos, asiáticos y pueblos nativos de la Primera Nación se entrecruzaron y se mezclaron.
Este entremezclamiento a través de la fuerza o la “voluntad” produjo una variación en la cultura de los latinos. Fue durante esta etapa que llegaron a existir los mestizos, mesclados, criollos y mulatos. Esto a menudo ocurría a través de la práctica del mestizaje, y no a través del contacto “libre” tras el desarrollo de la cultura social colonizada. Por lo tanto, en la apariencia de los latinos se encuentran desde los colores de piel más claros a los más oscuros, desde el pelo más lacio hasta el más rizado, igual como una gran variedad de características físicas evidentes en una sociedad multiétnica.
Había una jerarquía de clases basada en rasgos físicos o pertenencia étnica “pura”. Aun así, en algunos casos, las nuevas clases culturales que surgieron en las Américas eran socialmente más tolerantes que sus homólogos europeos cuando se trataba de los españoles multiétnicos o europeos, indígenas y africanos que se mezclaban. Sin embargo, la discriminación, el prejuicio y el sistema institucional del racismo europeo encontraron su lugar en estas neo culturas y, desgraciadamente, siguen presentes en la lucha cultural, económica y sociopolítica de los latinos en todas partes del mundo.
El término “Latino”
Otro análisis de los latinos es precisamente la designación de la palabra “latino”. Aunque hoy significa algo diferente, el término “latino”, anteriormente “ladino”, comenzó como un nombre derogatorio sobre los pueblos colonizados del “Nuevo Mundo”, que fueron subyugados, oprimidos y despreciados por los españoles. La palabra “hispana” tiene un punto de origen similar. Su raíz proviene del antiguo nombre latín para España, “Hispania”. Por lo tanto, los “hispanos” eran los sometidos u oprimidos, o la gente esclavizada en “América Latina”, mientras sus territorios eran colonizados y controlados por España.
Durante la Inquisición, o La Reconquista, los españoles lucharon para recuperar el dominio de la Península Ibérica (Al Andalus). Reconquistaron, torturaron, expulsaron y mataron a poblaciones musulmanas para poder deshacerse de ellos por completo. Los españoles también fueron severamente agresivos contra las comunidades judías, forzándolas, y a los musulmanes, a convertirse al cristianismo. Los musulmanes eran llamados “moriscos”, un término que los reducía a caricaturas humilladas cuando habían sido un pueblo y una cultura resplandeciente en los tiempos anteriores. Este término aludía especialmente a los africanos más oscuros de Marruecos, llamados “moros” o “negros”, y era también una corrupción probable del nombre usado por el grupo musulmán llamado “Mujads”, reformadores musulmanes que fueron a España en el último tercio del dominio del Imperio Musulmán.
Otros sistemas de creencias
El cristianismo no era utilizado por los europeos como un instrumento de liberación; más bien, fue manipulado como una herramienta de opresión, esclavización y colonización. Afectó la vida de las poblaciones nativas indígenas, africanas y europeas que habitaron la región. Encontramos que el catolicismo, el pentecostalismo, incluso formas crudas del evangelismo cristiano, todavía se practican entre los pueblos latinos.
Otros sistemas de creencias también existen en América Latina, incluyendo, “La regla lekumi” también conocida como yoruba o santería, palo monte, abakuá, candomblé y vudú. Son creencias antiguas de origen africano, que llegaron principalmente de las regiones de Nigeria en África Occidental por medio de los africanos durante la época de la esclavitud. Estas creencias evolucionaron en el Nuevo Mundo, y también se han mezclado con el cristianismo y algunos aspectos del Islam.
Para entender completamente las sociedades religiosas que se han desarrollado en América Latina, también es necesario investigar otras influencias históricas, pero he presentado un resumen breve sobre la cultura latina, diversa en experiencia, desarrollo e historia.
Las oportunidades para la dawah
La experiencia latina es ciertamente amplia, y necesita más investigación, exploración y descubrimiento. El impacto del Islam en la cultura latina se remonta a muchas décadas, a través de los siglos. Últimamente, han surgido comunidades indígenas musulmanas en América Latina en lugares como México, Cuba, Puerto Rico y otras áreas de habla hispana. Esto es significativo, ya que la mayoría de los grupos en estas regiones han seguido practicando diferentes formas de cristianismo. El Islam ha sido practicado por los latinos en la era contemporánea, durante más de cinco décadas, especialmente en los Estados Unidos, incluyendo sus territorios. De hecho, ¡Uno de los primeros musulmanes indígenas latinos de Cuba del siglo XXI nació recientemente en la comunidad islámica allá!
Sin lugar a dudas, el Islam está aumentando en el mundo latino. Sigue siendo parte de un fenómeno global, en el cual los latinos están en la vanguardia del movimiento que está emergiendo constantemente de las comunidades latinas de las Américas. El latino musulmán tiene la oportunidad de apelar a un sentido compartido de identidad, orientación espiritual y práctica cultural con otros latinos y no musulmanes. Esto es verdaderamente una poderosa herramienta para el dawah, o la divulgación, que invita abiertamente a otros a la clara y profunda iluminación del Islam.

Jamal A. Abdul-KarimAuthor Jamal A. Abdul-Karim is a convert of Cuban descent, originally from Manhattan, NY. He holds a Master’s degree in education and is a teacher at Al Huda School in College Park, MD.

Related Posts