Spanish

Dando una mano para fortalecer las comunidades musulmanas en México

Mientras la mayoría de niños de su edad asisten al colegio, el joven Nurudin pasa una mayor parte de sus días preparando postres para vender en las calles de México D.F. Cada bandeja le toma tres horas para preparar. Cuando los dulces están listos, los deja enfriar para poder envolverlos y venderlos, esperando ganar 15 pesos por cada uno, lo que equivale a 1 dólar. Si le va bien, en un día puede vender 30 postres, ganando unos $30 para ayudar a su padre, quien sufre de problemas del corazón, mantener a su familia. Nurudin y su familia son parte de una creciente minoría de mexicanos que han aceptado el Islam como su religión, y como millones de otras personas en México, la pobreza es su forma de vida.

Helping Hand for Relief and Development o Mano amiga para la ayuda y el desarrollo (HHRD) es una de las pocas organizaciones no gubernamentales musulmanas enfocando su atención en asistiendo a familias en México con programas de ayuda y desarrollo a largo plazo. Desde el 2012, HHRD ha estado trabajando en varias partes de México para ayudar a las familias más necesitadas con paquetes de alimentos incluyendo comidas que cumplen con las normas de Zabihah y cenas para Ramadán, programas de detección de diabetes, útiles escolares y bolsas de regalos para los niños.

“Yo no sé si quizás la impresión es que los musulmanes en México son auto-subvencionados y autoportantes, pero esto no es el caso”, dijo el embajador de Libia ante México, Muftah Altayar.

Según el informe de PEW 2009, el número de musulmanes en México es aproximadamente 110.000, lo que representa menos del uno por ciento de la población total. Sin embargo, por la misericordia de Alá y luego los esfuerzos de divulgación de ambos musulmanes mexicanos e inmigrantes, el Islam en México está creciendo.

“Alhamdulilah, en México es muy fácil hablar en las universidades y las escuelas secundarias. Nos invitan a hablar acerca del Islam porque la gente realmente quieren aprender de los musulmanes “, dijo Imam Isa Rojas, el primer graduado mexicano de la Universidad Islámica de Medina, fundador del Centro Al-Hikmah en la Ciudad de México, y un activo llamador al Islam en México. “La gente quiere conocer el Islam, ya que no tienen una opinión negativa de los musulmanes como lo tienen las personas en Europa o tal vez en los Estados Unidos.”

La Ciudad de México, la bulliciosa capital situada en el centro del país, cuenta con más de 3.000 musulmanes que viven dentro de sus fronteras, muchos de los cuales son conversos. En la región Sureste de México se encuentra el Estado Libre y Soberano de Chiapas. Es una tierra fértil y culturalmente abundante con aproximadamente 100 a 300 conversos musulmanes mexicanos que han establecido una pequeña pero creciente comunidad islámica en la ciudad San Cristóbal de las Casas. Sin embargo, muchos de los hermanos y hermanas en esta área luchan para obtener necesidades básicas como la estabilidad laboral, educación y asistencia médica.

Durante su visita a Chiapas este año pasado, los voluntarios de HHRD pudieron recorrer la comunidad, dirigidos por el hermano Yahya Gómez, uno de los muchos conversos al Islam mexicanos y activistas en la ciudad de San Cristóbal de las Casas. La mayoría de los hogares eran simples estructuras con paredes de madera y techos de chapa, hechos para albergar a sólo unas pocas personas. Sin embargo, es común ver a familias con 15 parientes o más viviendo juntos en un mismo espacio. Los hombres de la comunidad sólo pueden conseguir trabajo como obreros, si son capaces de encontrar empleo.

“Está en muy mal estado. Hay algunas familias que viven en una misma casa. Es más como un refugio temporal; Yo ni puedo decir que es una casa. Necesita una renovación… Creo que necesitan una nueva casa en su lugar “, dijo el Director del Programa Internacional HHRD, Irfan Khurshid, mientras observaba las pésimas condiciones de vida.

Por tan sólo $ 27.000 por cada casa el Proyecto de Construcción y Renovación de Hogares de HHRD puede permitir que las viviendas actuales en San Cristóbal de las Casas sean remodeladas o completamente reconstruidas para proporcionar un lugar más espacioso y seguro para que las familias crezcan. Esto incluye los costos de toda la tubería necesaria, electricidad y construcción. Algunas casas serán incluso totalmente reconstruidas en vecindarios más seguros cerca de la mezquita local.

Para contribuir aún más a las familias musulmanas en Chiapas, HHRD está implementando una iniciativa de Micro Finanzas que proporcionará préstamos para pequeñas empresas sin intereses a los individuos con la ambición de tener su propio negocio y ser autosuficientes. Con pequeñas donaciones que van desde $ 1.500 a $ 4.000, los participantes en el programa pueden aprender un oficio y comenzar a operar sus propios negocios en las áreas de carpintería, costura, panadería, y mecánica automotriz para ayudar a aliviarlos y a sus familias de la pobreza.

“Este proyecto de financiamiento microempresas es tan sorprendente, ya que toma una simple donación, alguien puede dar $ 1.000 o $ 2.000 para ayudar a un musulmán poner en marcha una empresa” dijo Boonaa Mohammed, un voluntario que viajó recientemente con HHRD a Chiapas. “Va a tomar ese dinero y les permite comprar lo que sea necesario, las herramientas necesarias para el oficio específico. Se les dará lo mínimo. Y luego, una vez que hayan logrado tener éxito en su oficio y tienen ese dinero, dan de nuevo a la caridad, que luego da de vuelta a otro musulmán que quiere, una vez más, demostrar su valía a través de un comercio. “

HHRD también está en el proceso de establecer un Centro de Entrenamiento Vocacional en San Cristóbal de las Casas para ayudar a los desempleados a obtener la educación y la capacitación necesaria para obtener fuentes de ingresos estables y licitos.

“En este centro les podemos enseñar diferentes habilidades y ellos pueden aprender un oficio para que puedan iniciar su propio negocio o encontrar diferentes puestos de trabajo”, dijo Khurshid. “Esto les ayudará económicamente y les ayudará a educar a sus hijos, porque muchos de los niños de estas familias de bajos ingresos y desempleados no han tenido acceso a una buena educación.”

Además de estos grandes proyectos de desarrollo a gran escala, HHRD también está en el proceso de iniciar un programa de donaciones en especie para proveer las necesidades inmediatas a las familias en San Cristóbal de las Casas, Rosarito, y la Ciudad de México, así como un Programa de Apoyo a la Educación donde los donantes pueden apadrinar a un niño por sólo $ 1 al día para ayudar a proporcionarles el material escolar que necesiten.

“Muchas veces, en Norteamérica, cuando miramos a conversos, hay tantas dificultades que tienen para integrarse en nuestras comunidades musulmanas”, dijo Mohammed. “Ahora imagina una comunidad de conversos que tratan de integrarse en una sociedad no musulmana que no tiene una base sólida del Islam para apoyarlos. Es imperativo que ofrezcamos nuestro apoyo en todo lo que podamos sabiendo que quien da por la causa de Alá, glorificado y alabado sea, su caridad no se desperdiciará”.

Para involucrarse en los programas de HHRD en México, visite su página www.hhrd.org, contacte info@hhrd.org, o llame 1-888-808-HELP (4357).

 

Umm Layth Melissa BarretoAuthor Umm Layth Melissa Barreto is a Latina-American convert to Islam living in NJ. She is a home schooling mother of four children. Umm Layth Melissa Barreto es una conversa al Islam latinoamericana viviendo en Nueva Jersey, EE.UU. Ella es una consejera de lactancia certificada que dirige pequeños talleres comunitarios y grupos de apoyo para las mujeres musulmanas que desean amamantar a sus hijos.

Related Posts